lunes, 19 de enero de 2009

Caroline


Entrevista en el último XL Semanal a la última Kennedy. Hay que pensar también que la propia dinámica de esta revista promueve la mitomanía, aunque procura retratar a la gente como humanos. Nos vende eso, y así lo promociona, es su producto, toda la revista está impregnada de ello.
Las cursivas son mis comentarios

-nunca quiso entrar en política en una familia de animales políticos.

-su madre le decía: En política no puedes ir con zapatos de tacón: todo es barro y zancadillas. (tanto los buenos como los malos).

-no pensaba entrar en política, pero Obama la deslumbró. Vió destellos de su padre (según dice el propio Obama, su padre ha sido su ídolo). Lo hizo además justo en el momento preciso, la víspera de aquel supermartes que todo el partido demócrata apostaba por Hillary. Fué como una señal para Barak, la hija de su ídolo junto a él...

-Nadie ha conectado con la gente desde la muerte de mi padre como lo ha hecho Obama. Nadie nos ha ilusionado tanto. Hay momentos en que se aparece alguien así, y entonces debemos dejar de lado nuestros planes egoístas y hacer lo que buenamente podamos para mejorar el mundo. (si, pero... http://peleones.blogspot.com/2008/12/te-lo-juro-por-snoopy.html)

-Tengo tres hijos adolescentes. Veo una generación que esteá alcanzando la mayoría de edad, imaginativa y trabajadora, pero muchos no tienen esperanzas o se sienten derrotados antes de tiempo o desmotivados. Obama los ha inspirado. (lo mismo de antes, ojalá no defraude)

-¿Qué entiende Caroline por mejorar el mundo?: Sacar las tropas de Irak y al país de la crisis, eso lo primero. Y después, reoformar el sistema de salud; 50 millones de norteamericanos no tienen acceso a cobertura médica. (lo cual quiere decir que necesitarán médicos a patadas, y desmitificar un poco esa figura tan protegida)

-Su madre la alejó de la política y le contagió el celo por la vida, aunque también le amargó con algunas obsesiones, como la delgadez y la elegancia: Si estás gorda, nadie te querrá -le decía-. (esas cosas aún duran, desgraciadamente, la sociedad es aún más estúpida en eso).

-Quiso ser periodista, pero les llevó a sus jefes muchos más cafés que crónicas. Se puso a trabjar en la desfavorecida escuela pública, con un sueldo de un dólar al año.

-Conoció a su marido en el Metropolitan Museum. Artista, judío, mayor... Su familia, entre ellas sus 39 primas (¡DIOS MÍO DIOS MÍO!) le hicieron el vacío, pero... (ya se sabe, cupido es ciego, y probablemente en este caso, también sordo. ¡39!)

-Palabras. Es una amante de las palabras. Lo único que ha conservado son los poemas de su madre y los discursos de su padre. Todo lo demás, lo ha vendido. A pesar de ello, tiene grandes dificultades para expresarse oralmente, excepto cuando habla de Obama.

7 comentarios:

Mery Jane dijo...

A mí este tipo de gente me repugna en cierta manera, porque presume de ser lo que no es y a veces su afán de protagonismo es tal que se sale de sus propios límites.

Te he dejado un comentario en tu post anterior, espero que lo hayas visto.

Un saludo

Laura M. Cañamero dijo...

Es facil hablar cuando no queda constancia de ello. Al fin y al cabo, con tanta parafernalia alrededor... quien escucha? Demasiados estimulos!

Anónimo dijo...

Bueno, aunque resulte un poco traida por los pelos la chica, más vale ese tipo de puntos de vista que los de los de la asociación del rifle y demas.

Pele Ón dijo...

Pues vale. Pero si además de ser asquerosamente rica, se nos pasa por el arco de triunfo, como tantos, pues mira.
El tiempo dá o quita razón, ya veremos.

María dijo...

Te leo y me quedo entre tus palabras sobre esta familia.

Gracias por tu comentario dejado en mi blog, y sigo pendiente de tus posts.

Saludos

Tordon dijo...

Sr. Peleón:
¡Me gustan sus cursivas!

Pele Ón dijo...

Palabras. Quedaros con la última frase. Véndió, se deshizo de absolutamente todo lo demás. Todo es futil, todo es pasajero, sólo la palabra pervive de nosotros. Los actos son también palabras, nuestro recuerdo se traduce en palabras, sentimientos... para mí es lo más bonito de toda la entrevista. Aquello que digan o piensen de nosotros, nos sobrevivirá.