martes, 20 de enero de 2009

Recetas anticrisis


Está visto que hay que criticar la crisis. Ya que no debemos 104 millones sino sólo 104 dólares per capita, no queda ya sino consolarse y ponerse a trabajar, de la siguiente manera.
1º: No escuches a los apocalípticos pesimistas, quizá especialmente a Solbes y otros gurus, que creo que se ha pasado. Vale, estamos jodidos de lo más, algunos sectores van a sufrir mucho... pero hay que seguir viviendo. Guárdate un poco la ropa, pero sigue. Y cualquiera que te diga que no hay salida, mándalo a paseo y búscala. Hay seguro, aunque no te guste. Y recuerda: una pérdida no es una desgracia. ¿De verdad piensa que, con la mitad de lo qeu tienes, necesariamente vas a ser más desgraciado? Pues si es así, te lo mereces, ¡capullo!.
2º: Formación: Cualquiera que tenga un poco de tiempo libre, debe de considerar que el ocio tiene que quedar circunscrito a un fenómeno residual, incluso un poco menos de lo que hasta ahora hacía, y aprovechar el tiempo en aprender, formarse, informarse... tanto para adquirir habilidades mediante el ejercicio mental (el cerebro es un músulo más) como capacidades a través de la práctica y el conocimiento. Me da igual que aprendas guitarra, que saques el carnet de transportista, o que se actualice usted en sus conocimientos de su ocupación habitual. Pero aprende algo, macho (o hembra, no la vayamos a liar con la ley de paridad).
3º: Curra, de la leche, y bien. Si eres de los privilegiados con trabajo (hacía casi 30 años que no decía esta palabra, y creo que aún es exagerada, pero si se cumplen los vaticinios rebasaremos el 20% de desempleo, en los 80 rozamos el 25%). No hay más remedio que empujar. El que no empuje, está empujando pero p'atrás.
4º: Desarrolla redes sociales: es algo que casi se nos ha olvidado (pero no me seas gili y olvídate del facebook, anda). Los amigos, la parentela, los vecinos, el barrio... Es complicado. Como remedio socorrido desesperado, la parroquia. Destina tiempo a tus dudas existenciales, a comprender a tu prójimo (como vereis, es una de las facetas en las que menos puedo aconsejar) aunque tampoco hace falta pasarse, simplemente encontrar agradable a la gente y empatizar un poco con ella. Pasa de grandes viajes, de divertirte con grandes gastos, y procúrate pasatiempos cercanos y baratos. Organiza un campeonato cósmico de mus, por ejemplo, en tu casa, o concurso de bizcochos caseros, o campeonato de canicas.
5º: Asume pérdidas. Y si es el caso que tienes que despedir a gente, vender algo, pleitear, ejecutar un embargo... procura no ser demasiado canalla, que la vida da muchas vueltas. Comprende a tu adversario, y procúrale una salida digna. Todos vamos a perder, aunque ya se sabe: siempre hay alguien que gana, es inevitable.
A bote pronto se me ocurren mas cosas, pero no quiero ponerte muchos deberes, anda. No se si existe Dios o no, pero mientras lo deciden, o se manifiesta (tú eres una manifestación de él, recuerda) disfruta de la vida.

7 comentarios:

Mery Jane dijo...

Me han gustado mucho sobre todo las últimas palabras..."disfruta de la vida", pero en general no son malos consejos, no.
Son todos aplicables. Lo digo más que nada porque yo misma los llevo a cabo casi sin pensar...Veamos:

1º)No escucho a los pesimistas, y menos a Solbes, que parece no tener ni idea de qué va el tema de la crisis.

2º)En temas de formación voy bastante bien, todos los años hago cursos importantes y útiles para mi trabajo, que está en contínua evolución. Ya tengo dos Másters y formación variada en múltiples temas.

3º)De curro voy bien, de momento. Y si Dios quiere pa seguir muchos años según me ha confirmado hace unas horas mi jefa directa. Y claro que empujo p'alante, no me queda más remedio.

4º)No sé nada de Facebook ni nada de eso, dedico mucho tiempo a mi familia y a mi novio, luego a mis amigos y de vez en cuando a mis conocidos.

5º)Asumo pérdidas, pero no por despedir a nadie, sino por lo que el banco me "roba" de mi cuenta para pagar la hipoteca de otros...

Un afectuoso saludo

Pele Ón dijo...

¡Qué suerte tiene tu novio...!

Anónimo dijo...

Pues leyendo tus medidas anticrisis, veo lo de la crisis como muy positivo. Tendrias que proclamarlas en los telediarios, merece la pena apuntarse a eso.

Pele Ón dijo...

Todas las crisis tienen aspectos positivos, entre otros, purgantes. Hay que agradecer hasta lo malo.
El principal argumento de los ateos para negar la existencia de Dios es precisamente, la existencia del mal y del sufrimiento.
Los taoistas lo explican diciendo que el mal es simplemente la compensación cósmica del bien, es impensable que exista lo alto sin lo bajo, lo oscuro sin lo claro, y el bien sin el mal.
Yo creo que, por difícil que pueda entenderse (no lo entiendo yo tampoco, claro) el mal y sufrimiento existen precisamente porque son buenos, aunque no sé para qué.

Laura M. Cañamero dijo...

Bueno receta PeleÓn. Habrá que ponerse a ello. Sobre todo habrá que intentar disfrutar de la vida entre tanta tarea. Cuanto más me hacerco al mundo laboral más pienso que "vivimos para trabajar". No, no! Tiene su lógica!. Hasta hace poco era tan ingenua que me gustaba pensar en que "trabajamos para vivir". Hormiguitas... Menudos palos avecino en mi futuro, Amigo!

Tordon dijo...

Estimado señor Peleón: Estoy de acuerdo con todos los puntos de su discurso: No escucho a Solbes, pero no porque se haya pasado ,sino porque se ha quedado corto en sus desgraciadas previsiones; Intento sobreponerme a la situación, pero después de que me hayan despedido, parece que no tengo muchas ganas de aprender a tocar la guitarra; Intento empujar todo lo que puedo (hacia adelante) en la cola del paro, pero me dicen que tenga paciencia, que ya me llegará mi turno dentro de unos años; Por otro lado, hace tiempo que vengo desarrollando las redes sociales, pero la panadera y el carnicero de mi barrio dicen que no me fían más; Comprendo a mis adversarios, y de hecho, le he dicho a mi ex -jefe que le perdono mi injusto despido.
Por lo demás, como usted comprenderá, disfruto plenamente de la vida.
Firmado:
Yo, el parado. (y 3 millones de firmas más)

Pele Ón dijo...

Es un caso muy complicado el que me presenta, Sr. Tordon.
Le falta de recurrir a la Parroquia, está en la lista, tiene varias seguro cerca. Pero disimule su apostasía, xfi. Si le fallan todas, dígamelo que le echaré un tiento al Jefe.
En todo caso, en mi casa tiene Vd un plato siempre, caballero.
Y lo último de lo último, siempre nos quedará la política.