miércoles, 7 de enero de 2009

Las redes sociales

De un tiempo a esta parte, todos los entendidos están venga a advertir sobre el gravísimo peligro que entrañan. Facebook, tuenti... ponen al descubierto muchas cosas que, en un momento dado, pueden volverse gravemente contra nosotros, dado que una vez volcada en la red cualquier tipo de información, aunque sea a un restringido círculo, queda inmediata y eternamente a disposición de quien sepa rastrearla (saben perfectamente tu poder adquisitivo, tus gustos, los sitios que frecuentas, de qué pié cojeas...). Y además, por contrato (¡leéroslo!) toda TODA la información (científica, propiedad intelectual, culebrones, financiera, indiscreciones contables, sexuales...) queda, inmediatamente, en propiedad y derecho del administrador de dicha red para su propio uso y beneficio. Luego no lo hace (de momento, claro) pero legalmente es la propietaria de esa información. Y como luego la crucen con la tarjeta travel, iberia plus y el puticlús, ni te cuento ya.
Podría enumerar infinidad de casos y situaciones (por ahora crónicas periodísticas, pero pronto atacarán al vulgo vulgar) en las que mucha gente se ha arrepentido toda la vida de ello, incluso que le ha marcado para siempre. Parejas celosas u obsesivas, adversarios comerciales, piratas informáticos, secuestros S.A., chantajistas, violadores... Por el momento, para los jóvenes los disgustos más graves es que se enteran de indiscreciones y cotilleos, pero conforme uno escala en puestos de responsabilidad, tiene que volverse especialmente, muy muy especialmente cuidadoso con la información que circula por ahí. Una de las grandes preocupaciones de los gobiernos y grandes empresas, hoy día, es la privacidad de sus datos, sus comunicaciones, sus directivos... es un pozo sin fondo, se escapan los datos y conversaciones no os podéis imaginar cómo. Sólo hay que contratar alguien lo suficientemente inteligente, lo demás es fácil... salvo que seamos especialmente cuidadosos, y aun así. Una simple copia de seguridad despistada por un empleado infiel o ambicioso, ha supuesto la ruina de una empresa, la caída de un gobierno, la publicación de la lista de abortos de una clínica... o la difusión de todos los datos fiscales en poder de la Hacienda Navarra, por ejemplo. Ni qué decir de la venta de 100 millones de usuarios de Google o Yahoo, no me acuerdo bien... a los piratillas del spam que me están venga a querer colocar viagra (¡quién se habrá chivado...!).
Existe otra red, la Blogosfera, pero que participa de una característica muy diferente. Así como la mayoría de las otras redes tienen energía negativa (se usa mucho para cotilleos, hablar de cosas malas, ligar, criticar...) los blogueros, en su gran mayoría, son, somos, idealistas, soñadores, y poetas. Es el sustituto de la panda de amigos, con la que hasta hace bien pocos años pasábamos muchas tardes conversando y debatiendo, interesantísimo ejercicio mental. También tiene su lado peligroso. La inmensa mayoría se posiciona activamente en una ideología, actividad... Digamos que eso tan sólo parece ser peligroso en caso de que suba un Hitler o similar, lo que por el momento parece lejano. Y de que, si uno se enquista en su blog, pierde la noción de la realidad. El caso extremo, los hikikimori.
Pero, ¡PERO!, el que no aprende su historia, suspenderá y tendrá que repetirla en otra convocatoria, la de Gracia.

8 comentarios:

Laura M. Cañamero dijo...

Hay que andarse con mucho, MUCHO! cuidado. Va a ser cierto eso de que el peligro está en todas partes. Yo por ahora estoy pensandome la huida del facebook.
Prefiero la compañia de mi panda de amiblogers. Saludos!!!

Tordon dijo...

Se me ponen los pelos como escarpias, mi querido Peleón.¡Pensar que las chorradas de mi blog están almacenadas en algún sitio !
Me voy a hacer el harakikiriquí.
Salu2
PD: ¿Habrán guardado también lo de la Angelina?

Pele Ón dijo...

Que nos prefieras es muy bonito, gracias, te devuelvo el cumplido. Tampoco hace falta huir; por el momento, los que no tenemos secretos escabrosos basta con tener cuidado. Pero la juventud vive muy confiada.

Pele Ón dijo...

(Huy, se me olvidaba, Laura. ¡Tu eres joven!)
Yo también, claro, aunque mis pelos ya no se me ponen nunca como escarpias.

PL dijo...

Las redes sociales no tienen porque ser malas. El problema es que tienen mucha potencia, y hay que manejarlas con cuidado. Es como la energia nuclear, por mucho que pueda destruir ciudades enteras, supone un gran descubrimiento.
Al principio se decia lo mismo de los chats: que si cualquier pervertido puede hacerse pasar por un nino y hacer barbaridades. Ahora, quien tiene miedo de los chats?
Creo que las redes sociales pronto arrollaran gran parte de nuestras relaciones sociales. Tiene su encanto ir a un bar a ligar, pero sois conscientes de la potencia que tiene poder decir "quiero una novia pelirroja alta apasionada del ajedrez" y que te ponga en contacto con 20 que viven a menos de 50 km de ti?

Pele Ón dijo...

Parece como la lámpara de Aladino... sin más límite que tus criterios de búsqueda.

Tordon dijo...

"Quiero una novia que se llame Angelina y se apellide Jolie"
Permanezco a la espera.

Pele Ón dijo...

Novias called Angelines are also looking for perfect partner at this moment.Server error (translate of gogle tools: que no servimos).
Trai again in a few centurys.