domingo, 3 de mayo de 2009

Subidón primaveral


En el mismo número de MyC, hace un compendio de hormonas y sus efectos. Sabe un poco mal que controlen tanto mis tripas, pero...
Por supuesto, todas tienen otras funciones, y esto hay que cogerlo también con pinzas y guantes, pero...
Habrá que montar una "rebelión hormonal, pero mientras tanto... disfrutaremos y/o sufriremos con ellas.

Dopamina: induce a tomar una decisión y valorarla. Estimula la búsqueda de comida y pareja sexual, así como, al parecer, en las adicciones y ludopatías.
Prolactina: inhibe la sexualidad, es antagonista de la anterior.
La corteza insular, bajo el lóbulo temporal (palmo más, palmo menos) es la responsable de los contactos tiernos y de los estímulos de calor humano. Muy rica en receptores de occitocina y vasopresina, neuropéptidos que nos hacen desear ternura y unión.
Norepinefrina: muy relacionada con la euforia del enamoramiento.
Occitocina: fomenta la unión a la pareja, protegerla y vigilarla celosamente.
Serotonina: inhibidor de líbido, aunque la "ceguera de amor" y los trastornos obsesivos compulsivos suelen deberse a una carencia llamativa de ella.
Testosterona: hormona ligada al placer, la pasión y la agresividad; antagonista de la occitocina (ternura).

Yo ya me he pedido cuarto y mitad de cada, pero no sé por dónde empezar, ni con quién.

7 comentarios:

Mery Jane dijo...

Hormonas, hormonas, hormonas,...nuestra vida emocional gira en torno a ellas...

Si me permites, te recomiendo un libro interesantísimo: "El cerebro femenino" de Louann Brizendine, una eminente neuropsiquiatra y neurofisióloga:

http://www.muyinteresante.es/index.php/entrevistas/19/271-louann-brizendine

Pele Ón dijo...

Gracias, le intentaré hacer un hueco. La reseña que envías me parece lógica, no me descubre demasiado.
Si quieres escuchar lo mismo, pero sin hormonas, con bases conductistas, te recomiendo "por qué los hombres no hablan, y las mujeres no entienden los mapas". De paso, te ríes un rato.
Mientras tanto, bastante tenemos con ser uno mismo, los esquemas sociales se han pulverizado en 100 años, y lo que falta por hacer aún.
La evolución es demasiado rápida, no podemos estar sin guías demasiado tiempo, acabamos majaretas. No sé si habrá guerras, o una revolución espiritual, o vendrán los extraterrestres... o todo a la vez.

Gaudiosa dijo...

Buenas querido Pele-Ón,
¡¿Qué vas a hacer una party de hormonas?!!! Desde luego eres un valiente, pues parece que no todas se llevan bien con todas, y ni siquiera algunas consigo mismas… Por ejemplo, creo que es bastante complicado tener contentas a la testosterona y a la progesterona, xD.

La que me tiene intrigada es la melatonina, que se presenta como una de las panaceas descubiertas en el mundo hormonal. Quizá también me apunte a pedir cuarto y mitad de ésta. Ya te contaré.

Bss.

Pele Ón dijo...

Claro, algunas combinan mal. La melatonina es una de esas que se inventan de vez en cuando en plan curalotodo, con el tiempo se sabrá si es el elixir de juventud o asoman ventuosidades de azufre bajo el rabo...
En el estudio que cito, ponía en cada afirmación, dos o tres artículos de referencia. De ésta no ponía nada.

Tordon dijo...

Siendo yo adicto al blog y comilón por naturaleza,¿será lo mío un exceso dopaminérgico?
¡Vaya coartada más buena!
Y es que , en ese caso, más que de "rebelíón" , podríamos hablar de auténtica "Revelación".
O incluso de "Revolución".
Mmmm, no sé, no creo que cuele: Aunque la hormona se vista de seda...

Salu2

Milhaud dijo...

Más o menos veo de que ando bajo ahora mismo, y cual me sobra... te pasas un poco de tus dosis para compensarme un poco ;).

mmarin dijo...

Entonces yo, la de la dopamina, la tenía a mil hace un mes y algo... Solo que espero que tomara la decisión correcta...
Curioso el tema, sí señor.