martes, 29 de marzo de 2011

Lideres

Quedó pendiente cuando hablé de jefes y empleados comentar algo sobre los líderes. Esas dos entradas fueron pirateo puro, esta me la curro más.
- El jefe como Dios manda: Mandar poco, convencer mucho. Honrado, consecuente, empático, el primero en llegar, el último en marcharse, visionario... No se consigue todo, pero hace feliz al pueblo. Por ejemplo, yo. Puntos débiles: a veces, no se nota que es el Jefe, y se le apoderan.
- Er Jefe jefazo: pues eso, el poderoso. Poco que decir. El que paga, pega, o tiene el garrote más gordo, argumentos históricamente muy convincentes, y si no, que se lo pregunten a Gadafi. Puntos débiles: pues eso, sus fuertes hasta que aguantan.

- El Jefe espiritual: aquel que está en contacto, se supone, con nuestra faceta oculta o misteriosa, esa que no comprendemos ni nosotros mismos, y él hace como que sí aunque a veces tampoco. Normalmente era el brujo, el chamán, la bruja (normalmente eran buenas) luego ya nos civilizamos y eran los curas, el psiquiatra... Puntos débiles: creérselo demasiado.
- El Jefe-lechera: es aquel al que nos entregamos por proporcionarnos algo que nos conviene o necesitamos en vena, sin plantearnos más allá del producto: el petróleo, la energía... Por ejemplo, Gadafi hasta que se ha pasao y por mucho. Puntos débiles: pues que al final acabamos todos alienados ahogados en nuestros propios detritus.
-El Jefe-simpático-carismático: pues ese cuyas gracias nos caen bien, le aguantamos cosas, nos reimos, nos sirve para dar que hablar... No suele mandar mucho, excepto en Italia. Puntos débiles: las menores de edad marroquíes.

2 comentarios:

Tiamarisa dijo...

Y te has olvidado del jefe-que-no-sabe-mandar...

Pele Ón dijo...

Pues sí... descrito adecuadamente en la entrada de "jefes" pero no en esta, que trata de líderes y no caben. Muy habitual en política.