lunes, 6 de septiembre de 2010

Agricultura vertical

Recogiendo opiniones de selojuronews, leo un artículo bastante bien estructurado, en el que preconiza la producción en edificios en plantas hidropónicas de todo tipo de vegetales, y además, en un entorno plenamente urbano.
La verdad que no creo tarde mucho, aparentemente sólo tiene ventajas. Y si no te gusta, ya sabes, dos platos.

5 comentarios:

Laura M. Cañamero dijo...

Taza no... taza y media. Seria fabuloso que el gentio de las ciudades fuera mas vegetal. Siempre he creido que lo verde derrocha vida
Un abrazooooo

Tordon dijo...

Pues el año pasado yo planté en el jardín unas cuantas lechugas sin excesivo éxito.

Tal vez no las aboné con suficiente cariño.

Salu2

Pele Ón dijo...

Lo verde tiene ese pequeño inconveniente o ventaja: cuando se practica a gusto, suele desembocar en una preciosa vida.
Me alegro de que despierte de su sueño verde de 100 años, Laura. Un abrazo, muy verde, pero con precauciones.
Convendría mirarse sus mudras, Mr. T. especialmente el T (Terreno). El sauce y las lechugas son ya verdes coincidencias. Sin embargo, las florecitas amarillas se le dan mejor.
Un abrazo, y sin precauciones (Manolito).

Isabel Martínez Barquero dijo...

Pues lo mismo acaba así la huerta murciana al paso que lleva. En esos edificios de cerca de cien metros, o más, que la colonizan, no quedarían mal unos bancales de lechugas, alcachofas y demás, o unos frutales, con las ramas de los limoneros y los naranjos saliendo por las ventanas, y sus frutos al aire, como si fueran redondos semáforos en la órbita celeste.
Saludos.

mamá dijo...

Tendrías que ver mis tomateras urbanas.... La pena es que hay muchos tomates pero tardan demasiado en madurar, los vigilamos demasiado. Además he favorecido el plantero urbano en otros lares.