martes, 4 de marzo de 2008

Blanqueamiento dental (entrada a petición)

Últimamente, todo el mundo se blanquea los dientes, el que no lo hace es corto, sobre todo porque, entre otras cosas, yo también me lo he hecho, aunque en dosis bajas, lo explico ahora mismo:
El blanqueador que utilizamos todos los dentistas del mundo (que yo sepa) es peróxido de carbamida , que libera oxígeno en contacto con la materia orgánica (osea, como el agua oxigenada mas o menos). Existen diversas concentraciones, y diversos vehículos, para que la liberación sea intensa y explosiva, o suave y prolongada, para usar durante la noche. Es como blanquear la ropa con el blanco nuclear, que también desprende oxígeno.
Sin embargo, tiene un techo, un límite de blanqueamiento. El mejor efecto se consigue con las cubetas de silicona adaptadas a los dientes, que fabricamos los dentistas, en una semana de ponérselo por la noche, o en dos semanas de una hora o dos diarias, se consigue un blanqueamiento suficiente para que se note bastante. Se blanquean muy bien los tonos pardos, grises, marrones, rojos, y muy mal los amarillos. Las pastas y geles que venden por ahí son lo mismo, pero hay que tener cuidado, son algo irritantes, queman ligeramente las mucosas. Si te pasas, provocas leves ulceritas, que curan en dos o tres días, o una leve sensibilidad dentaria pasajera, en cuyo caso también conviene interrumpir momentáneamente el tratamiento.
El diente queda con un tono, un valor que se dice, algo pobre, todo el mundo tiene como patrón a una modelo de raza anglosajona, tez clara, pelo rubio claro, y a sus 2o añitos. Bueno, pues tú, caucásico, que me lees en castellano, olvídate, blanquea mucho, aunque se pierde un poco de la "viveza" natural del diente, de algunas irisaciones que pasan desapercibidas salvo que te fijes. Por otra parte, si hay cambios de tonalidad, franjas, manchas... se mantienen, el blanqueamiento es proporcional en todos los tonos. Las típicas manchitas blanquecinas o pardas se pueden disimular fácilmente con empaste, aunque si se quiere que quede perfecto, hay que quitar un poquito de diente, es fácil y agradecido.
Durante mucho tiempo, pensé que la destrucción de la trama orgánica, la colágena, que es lo que está teñido, acarrearía una menor resistencia dental a la abrasión y atricción, pero lo cierto es que no es llamativo. Tan sólo los que se pasan, los que hacen una porrada de sesiones, o los que acuden a la franquicia de turno, usando métodos de alta concentración, alta temperatura y tiempo elevado, podríamos decir que puede sospecharse, pero por el momento y para la población general, los miedos son infundados; con la alimentación tan patateramente blanda que tenemos, no hay problema, no se produce desgaste objetivable, no sé si dentro de 30 años podré decir lo mismo, os emplazo a una entrada para el 2038 y os lo cuento.

2 comentarios:

Gemma dijo...

gracias por la informacion!
Saludos.

Conguito dijo...

Cuando era pequeña me dieron tetraciclina, por eso tengo los dientes un poco grises. El blanqueamiento, ¿sirve también para este problema?

Sobre la alimentación blanda, y el pan, las pipas, las manzanas verdes... esto hay que masticarlo, no?

Saludos