lunes, 16 de marzo de 2009

Todo revuelto

En estos tiempos de confusión y crisis (espiritual, económica, de valores...) las tías quieren ser tíos, y los tíos quieren a su vez adoptar patrones femeninos de comportamiento. En los hombres no es tan acusado, aunque posiblemente ducharse todos los días, usar colonias y desodorantes o ya sólo peinarse más de una vez al día, habría sido catalogado sólo hace un siglo como digno de ser embreado y emplumado por una gran parte de sus homónimos. Sin embargo, en las chicas es lamentable. Todos los mensajes publicitarios, los modelos sociales y educativos, les inducen a pasarse a nuestro bando.
De lo cual no tendría mucho que decir, salvo que en ningún caso aceptan su inferioridad en campos milenaria (por no decir millonariamente) masculinos. Las señoras tienen que ser, por las buenas o por las malas, mejores que los señores. Cualquier atisbo de superioridad se convierte en motivo de beligerancia. Y eso, pensando en que los hombres, en el ámbito doméstico (en casi todos, a sus ojos) seguimos siendo inútiles incapaces. Poco a poco vamos feminizando también la vida, para adaptarla a ellas. Prácticamente no hay ya profesión que no hayamos remodelado para que sean capaces de ocuparla, aparte de que, los propios caballeros, hemos abandonado el esfuerzo físico para ganarnos el pan con el sudor de nuestra frente (lo llevamos fatal). Ellas ya paren sin dolor, y lo llevan genial. En montones de sitios de caballeros el follón está montado por no dejar entrar a las señoras. No sé para qué, pero quieren entrar. ¿Conoceis algún sitio femenino en el que los hombres hayamos montado un pollo para ocuparlo?.
Ya lo dice ese orador, estrella invitada de Talentia, Sir Ken Robinson: Si un hombre dice algo sólo, en el medio de un bosque, sin que absolutamente ninguna mujer le oiga, ¿también se equivoca?.
Y lo malo no es eso, sino que, para desgracia de todos, abandonan y repudian su feminidad. Y no saben lo guachi que es eso de bailar con lobos, para lo cual, las hembras, están especialmente predispuestas.
Y... casi mejor me callo ya...

22 comentarios:

Mery Jane dijo...

Parece que andas algo revuelto Pele Ón. ¿Qué es lo que te pasa?¿Alguna mujer te ha comido terreno en algo y te fastidia?

Este post me ha sonado algo machista, quiero pensar que sólo es un calentón. Bien es cierto que hay que reconocer que hay mujeres que no se merecen los puestos que ocupan, pero eso no quiere decir que haya que generalizar ¿eh? Son una minoría.
La mayoría de las mujeres tenemos mucho mérito al compatibilizar la vida laboral con la familiar sin ayuda alguna de los hombres y sin quejarnos, mientras que la mayoría de los hombres llegan a casa y no hacen otra cosa que sofing y zapping.

Y has de reconocer que la capacidad de sufrimiento y sacrificio de las mujeres por la familia suele ser mejor que la de los hombres en muchos aspectos. Cabe decir que, en el caso masculino, a veces hay más buena intención que otra cosa.

Y...casi mejor me callo ya...
Soy muy osada en estas discusiones, y no suelo tener piedad tratándose de los hombres, pero espero no ofender a nadie, eso que quede claro.

Un saludo

Anónimo dijo...

la caballerosidad ha muerto... y han sido las mujeres las que la han matado

Pele Ón dijo...

No estoy hablando de mi caso concreto, sino de una miríada de situaciones, leyes, costumbres y usos que se han instaurado, y como de costumbre, el péndulo está ahora en lado contrario. Y con un canto en los dientes, que por el momento, la cosa va a más. Peores vendrán que harán bueno ésto...
No sé qué pecado histórico hemos cometido los hombres. Yo he redimido muchos de los míos y algunos más.

mmarin dijo...

Estoy de acuerdo contigo en el sentido de que la balanza se ha inclinado en exceso a un lado más que a otro, y genera la misma situación que la que se pretendía evitar.
He leído un montón de sentencias de divorcio, absolutamente lamentables,( cerca del 80%) y que por alguna sinrazón, casi de forma automática e indiscriminada se favorece a la mujer, aun no contando con las mejores argumentos para "ganar".Y no me pongo a hablar de todo el aspecto legal y de la igualdad, y sus tipos y la real, todo en la ley, porque no es cuestión de aburrir.
Pero si es un hecho cierto que yo no estoy muy de acuerdo con el feminismo; me repugna igual que el machismo.
Un beso

Mery Jane dijo...

¿De veras las mujeres han matado la caballerosidad de los hombres?
No había oído jamás una estupidez semejante...con tanto sentido.
Las mujeres estamos encantadas con la caballerosidad de los hombres, no nos conviene destruirla porque nos sentimos queridas y cuidadas por los hombres, Anónimo, así que no tendría sentido lo que dices si no fuese porque es cierto que hay pocos hombres realmente caballerosos.
En el caso de que te refieras a un punto de vista educacional, no estoy del todo en desacuerdo, hoy día muchos hombres están educados desde el egoísmo machista de la comodidad y apenas se preocupan por un mínimo detalle caballeresco con el sexo contrario. Bien es cierto que luego muchos reciben lo que se merecen y suelen acabar aprendiendo.

En algo sí que estoy de acuerdo contigo,Pele Ón, y es que las Leyes desfavorecen mucho a los hombres, y eso no es igualdad creo yo. Un ejemplo muy claro es el de los divorcios con hijos de por medio. Parece que siempre sale el padre perdiendo por hache o por be.

En fin, yo no hago más que ver más desigualdades, pero me fastidia un poco que te quejes de que muchas profesiones son mayoritariamente femeninas y están adaptadas a nosotras cuando es totalmente falso. En la mayoría de los casos se les pone dificultades; ¿o acaso se os olvida la cantidad de mujeres despedidas por su embarazo? por decir un ejemplo, vamos.

Anónimo dijo...

Señor peleon, se ha metido en un tema muy muy peleon...

Topanga Lawrence dijo...

En mi opinión, dentro de muchos, muchísimos años (sin aventurar demasiado y siendo conservadora en mis predicciones, vaticino que el dos de febrero de 2011) la filogenia de nuestra especie se verá desprovista de los caracteres sexuales secundarios y mutaremos todos en Kate Moss. Es una hipótesis científica basada en la introspección onírica... No me hagas mucho caso.

Pele Ón dijo...

Es mi estilo. Solo, fuerte y amargo. Agradezco asimismo comentarios amargos, con tal que sean cardiosaludables.
¡Comentad, malditos/as, comentad!

Mery Jane dijo...

La verdad es que es un tema sobre el que no me canso de discutir, pero a veces he de reconocer que los hombres estáis un poco cegados por vuestra propia masculinidad y es difícil que comprendáis los puntos de vista femeninos.

¿Quieres más comentarios amargos?

Tordon dijo...

¡Ríndete, Peleón, estás rodeado!

Anónimo dijo...

..."los hombres estáis un poco cegados por vuestra propia masculinidad y es difícil que comprendáis los puntos de vista femeninos"... enfin, me lo tomare como una broma porque no quiero empezar una discusion que no voy a ganar. y no porque no tenga razon, conste, sino porque no creo que ninguna mujer haya admitido JAMAS estar equivocada (nosotros tambien sabemos hacer comentarios amargos).

PD: las mujeres mataron la caballerosidad al dejar de comportarse como damas

PL dijo...

Te has pasado un poco.
La mayoria de lo que dices me parece discutible, pero lo que me parece indiscutiblemente mal es que cites un chiste de un "sabio" importante como argumento para ganar credibilidad.

PL dijo...

Me ha quedado un poco sobrado el comentario. Tampoco queria atacarte tanto.

Creo que la raiz del problema radica en que, en general, a los hombres no nos gusta que las mujeres se metan en "nuestros asuntos" y a ellas no les importa que nos metamos en los suyos, pero a nosotros no nos gusta tampoco. Nos sentimos incomodos con la competencia femenina porque desde ninos estamos acostumbrados a competir con agresividad y potencia (ya sea fisica o intelectual), mientras que las mujeres compiten con sutileza y resistencia.

Pele Ón dijo...

Como cabía esperar, es un problema irresoluble, y distinto cada vez. Las nuevas generaciones ya vienen mejor preparadas para la convivencia, aunque el índice de separaciones es muy alto, son mecanismos de compensación.
Todos los sistemas tienden al equilibrio, creando sus propias soluciones y sirviendo de base para las nuevas.
¡Seguid, malditos, seguid! (eternamente).

Pele Ón dijo...

PL, no te cortes, y sigue analizando los problemas desde un punto de vista amplio, y aportando soluciones. Precisamente los problemas están para que los solucionemos.
Gracias.

Pele Ón dijo...

Tordón, rodedado por casi todas partes, excepto el itsmo de su blog...
Gracias por el consuelo.

isbela de merens dijo...

Señor Pele on me parece que esta ustes copiando las costubres traviesas de nuestro amigo señor Tordon (alias señor saudi del desierto).No se ''meta'' usted con las mujueres que de buenas somos com gatitos,pero enfadadas somos como tigresas jajaja.
1 bess

Mery Jane dijo...

Anónimo, esta discusión no la ganaré yo tampoco, pero no porque no escuche ni admita que estoy en un error, sino porque ni tú vas a convencerme a mí ni yo voy a convencerte a tí. Yo cedo en muchas cosas con los hombres, pero es como todo, los límites son muy necesarios. Y sí, si estoy equivocada soy la primera que lo asumo y me disculpo, no así son muchos hombres.
Y de la frase que me parafraseas olvidas algo importante: yo dije que A VECES estáis cegados, eso significa que algunos hombres lo están más de la cuenta, no que todos los hombres lo estéis. Siento la confusión, no me había explicado bien.

PD: Los hombres dejaron de comportarse como caballeros porque les vino en gana; ninguna mujer les obligó a cambiar su educación, salvo su madre, creo yo.

Mery Jane dijo...

Bien, me comentan que, al parecer, hay gestos caballerosos considerados machistas por algunas mujeres, feministas, como no. Gestos tipo dejarnos pasar delante o cogernos a silla para sentarnos a la mesa son discriminatorios y machistas, según algunas.
Aparte de que nunca me he considerado ni me consideraré feminista, me parece la cosa más estúpida que he oído, pero ahora entiendo sus palabras Sr. Anónimo, si van en ese sentido tiene toda la razón.
Por ello, le pido disculpas por mi amarga osadía. Para que vea que soy de esas que SI reconoce que está equivocada.

Un saludo

Tordon dijo...

Merillein,8,- Selección resto del mundo,2.
¡A por ellos, oé....!

Alfredo de Mendoza dijo...

Bueno, ¿qué más da lo que las mujeres crean que son socialmente? Yo siempre les doy la razón a las mujeres, y me va muy bien. Utilizo esa formula para mi varonil beneficio, y no falla nunca, caen cual pajarillos en mi amoroso cepo. A las mujeres les sigue gustando el hombre caballeroso y, nosotros nos tenemos que adaptar a los tiempos.
Un abrazo Manolo.

Pele Ón dijo...

Jo, Alfredo, no me espantes aún más el gallinero...
Sinceras mentiras propugnas, y a cara descubierta (como por otra parte hacemos todos).
A un conocido seductor le preguntaron su secreto: "A las verduleras, les trato como a duquesas, y a las duquesas como verduleras"
Complejo, antiguo e insolucionable problema. El sexo es un excedente para unas, producto deficitario para otros, aunque en estos tiempos de "mujeres desesperadas" o de "sexo en N.Y.", todo vale. La actitud activa sexual de las féminas es de lo más varonil, es uno de los campos en que más les engañan, les dicen que serán fuertes y poderosas como los hombres, y esta juventud caen todas.
A ver si con un poco de suerte no me leen esta ya antigua entrada. Un abrazo también, Alfredo.