viernes, 24 de agosto de 2007

VITALDENT

Lo puedo decir más veces, más alto, a más gente... pero no más claro ni rotundo: NO VAYA USTED A VITALDENT, GILIPOSHAS. Estoy ( yo y todos los dentistas) hartos de sus chapuzas y de sus atracos a la salud del personal. Mejor dicho. Estamos encantados, nos proporcionan trabajo extra, y un enemigo común contra el que despotricar. No entiendo cómo todavía funcionan, y además, abriendo más y más clínicas.

Paciente típico: nivel intelectual medio-bajo, descuidado, sin dentista de cabecera, porque piensan que son todos muy caros, y que acude por una urgencia cualquiera: resultado: se inventan empastes, le convencen de que tiene la cosa muy mal, que tiene que hacerse cosas que no le hacen falta (sobretratamiento) además un montón, se las hacen mal, deprisa, paga siempre por adelantado (con los créditos al consumo, que aunque abandone el tratamiento, la entidad financiera le sigue pasando las cuotas).

Algunos de los trabajos se desmoronan, típicamente siempre andan con problemas, y estos problemas se pueden atender de dos maneras:

a) arreglándolos haciéndolos de nuevo: putapénico: como no rinden económicamente, no se los hacen, no le atienden, porque son actos que, al dentista que los hace, no le revierten económicamente. Les marean, les dicen que no puede ser,

b) haciendo nuevos trabajos más complicados y costosos: aquí sí que son diligentes, los empastes crecen y se convierten en reconstrucciones, que a su vez crecen y se convierten en endodoncias y fundas, que se rompen, dan infecciones tremendas, que curan con antibióticos, y que al final, les cuesta la muela y su correspondiente implante, de cuya cirugía se les pone la cara hinchadísima... y los implantes, por el momento, chutan, pero a saber de qué serán, porque en algún juicio que he tenido (como perito) son implantes de padre desconocido, que a saber qué pasará cuando precisen repuestos o reposiciones.

Repito: en Vitaldent y en las franquicias en general, no les interesa su salud. Tan sólo su dinero.
Firmado: Yo; un dentista razonablemente honrado


4 comentarios:

Ovetdao dijo...

¡Ole, ole y ole!

Conguito dijo...

Mi madre por la combinación piorrea + desidia, tuvo que ponerse unos implantes. Primero fue a la clínica pionera de esto en Oviedo: Sicilia. El tío ni corto ni perezoso quería quitarle de paso unos cuantos dientes más, sanos, y cambiárselos por implantes. Le aconsejé que se buscara otro, porque es como si vas al ortopeda y te dice: te voy a cortar esta mano y ponerte esta otra mecánica, que va de maravilla ¡oye!

Claro que el dr. Sicilia en cuestión está divorciado, tiene que mantener a su exmujer y su nueva, varios pisos y una casa en primera línea de playa en Ribadesella.

De vitaldent tampoco me fío.

Un saludo

Anónimo dijo...

tema de actualidad :-)

Pele Ón dijo...

Si, de rabiosa actualidad, mira la fecha de publicación...